Los 3 pilares fundamentales de la fe mundial

Si existe algo que mueve a las personas más allá de la lucha por una pensión compensatoria en el divorcio son las muestras infinitas de fe, detrás de cada una de las religiones que conocemos a nivel mundial. 

Una de las primeras religiones que encontramos en el contexto mundial es el Judaísmo, en el que la premisa más importante es mantener con los demás una vida tolerante y siempre estar agradecido con Dios. Por lo tanto, es una creencia que muestra una gran sumisión a Dios, con lo cual el camino es ir por las sendas del camino de Yahvé, los cuales le fueron otorgados a Moisés en el Monte Sinaí como los Diez Mandamientos.

El Judaísmo es una de las religiones con mayor data en la historia, siendo de esta manera el punto de referencia y origen para muchas otras religiones, las cuales se basaron en sus fiestas, doctrina y fe. El origen del judaísmo es propio a diferencia de los musulmanes y los cristianos, aunque ello no la haga distinta de otras religiones. 

Lo profano y lo sagrado

El libro sagrado de los judíos es La Torá, que se conoce como el antiguo testamento de la Biblia Cristiana. Dentro de ella se encuentran los Diez Mandamientos que Moisés promulgó a su pueblo. En ellos se establece la manera de cómo vivir en paz con Yahvé. Además de una serie de reglas cuya tradición es oral y hace referencia a las cosas que no deben ser hechas con lo cual los judíos místicos suelen comportarse de manera estricta.   

Otras características que pueden ser del orden profano para los judíos, es por ejemplo hacer caso omiso a las leyes de Moisés, comer cerdo, alabar a otro dios, no estar circuncidado, en fin, no encontrarse regido por el Torá. 

La segunda religión que encontramos es el Islamismo, cuyo camino es el de la tolerancia, la paz y la igualdad para alcanzar una comprensión entre sus seguidores. Sus preceptos se encuentran acogidos bajo el Corán, el cual es conocido como su libro sagrado. Los musulmanes llevan una vida entregada y sumisa ante Alá sin escapar de su gran herencia judía, de la que Mahoma tomó diversos aspectos.

La identidad de esta religión no es propiamente de ella, pues parte de su basamento proviene del judaísmo lo que ha determinado inconvenientes entre las dos religiones. Aunque un punto resaltante en esta religión es que no posee santos ni iconos de Mahoma o Alá. 

Una muestra de lo sagrado que se expresa en el islamismo son las enseñanzas de Mahoma, las conocida oraciones diarias, el seguimiento de la forma de vida a la que hace referencia el Corán, la limosna, el ayuno, sostener a los viejos de la comunidad; y al menos una vez en la vida peregrinar a La Meca. 

Al igual que con el judaísmo, quienes practican el islam son monoteístas, además de reconocer gran parte de los profetas judíos que se encuentran en el antiguo testamento como Jacob, Abraham y Moisés. 

Y finalmente encontramos al Cristianismo, el cual se sustenta en las enseñanzas de Dios las cuales se basan en los Diez mandamientos del antiguo testamento, en seguir las enseñanzas de Jesucristo, amar al prójimo y a Dios, así como vivir en paz con todos bajo el mensaje de Dios. Y aunque es una religión con bastantes afectos a nivel mundial, esta no cuenta con cosas propias ya que ha utilizado diversas doctrinas del Judaísmo a las que se sumaron las enseñanzas transmitidas por Jesús a sus discípulos y seguidores, las cuales son determinantes y relevantes para definirla en muchos aspectos.